Spanish English German

¿Cómo maridar un vino?

Pin It

Para saber cómo maridar un vino es necesario conocer diferentes aspectos, tanto del propio vino como de la comida que lo acompañará, y también las características de los comensales.

Hoy vamos a hablar de las claves para saber cómo maridar un vino correctamente.

Aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir cómo maridar un vino

En términos generales, para saber cómo maridar un vino tendremos que conocer su nivel de azúcares, de acidez, de amargor, cantidad de frutas, taninos, alcohol... Sin embargo, también debemos conocer el dulzor de la comida, su acidez, su contenido en sal, en amargor y en picante.

También es importante conocer la sensibilidad del comensal, ya que no todas las personas tienen la misma sensibilidad frente a los distintos sabores.

Cómo maridar un vino en función de las características de los alimentos

En términos generales, una comida dulce tiende a hacer que los vinos parezcan “más duros”, es decir, que los notemos más amargos, más ácidos, menos dulces y menos afrutados.

En cambio, una comida que contenga sal y acidez, hará que los vinos parezcan “más suaves”. Es decir, los notaremos menos amargos, menos ácidos, más dulces y más afrutados.

Partiendo de esta premisa, cuando una comida tenga un aporte de dulzor, elegiremos un vino que tenga un nivel de dulzor más alto que la comida. Es por eso que los vinos dulces acompañan a los postres.

La acidez en la comida disminuye la percepción de acidez en el vino y potencia la percepción de dulzor, cuerpo, fruta. Así que, cuando nos encontremos con platos con alto nivel de acidez, podremos recurrir a vinos con alto contenido en la misma para que se potencie su fruta y no nos parezca plano frente a la comida, lo que ocurriría si elegimos un vino con una acidez baja.

Si tenemos una comida con un alto potencial en amargos, tenemos que tener cuidado porque los sabores amargos se suman unos a otros, esto es que, por separado, podemos tener un plato con un nivel de amargor agradable y un vino, también por separado, con un nivel de amargor agradable, pero si los combinamos, juntos pueden resultar desagradables por esa potenciación del amargor.

El picante en la comida no es un sabor en sí, es una sensación táctil y hace que aumente la percepción de amargor, acidez y efecto ardiente de un vino. Por lo que lo ideal será con comidas picantes usar vinos con bajo contenido en taninos y bajo nivel de alcohol para evitar que nos resulte desagradable.

Para la elección de un vino siempre pensaremos con qué lo vamos a acompañar, sin olvidarnos que debemos tener en cuenta la sensibilidad del comensal, pues las interacciones comida-vino no son percibidas por todos de igual forma.

Esperamos que este post te haya sido útil a la hora de saber cómo maridar un vino y cómo elegirlo en función de las características de la comida. Ahora, ¡a disfrutar!

Banner Orotava
Spanish English German