esende
  • Inicio
  • Noticias
  • El cordón trenzado del Valle de La Orotava: historia de nuestra viña

El cordón trenzado del Valle de La Orotava: historia de nuestra viña

Pin It

En un enclave paradisiaco, situado al norte de la isla de Tenerife se ubica la Denominación de Origen de Vinos “Valle de La Orotava”.

Caracterizada por la producción de variedades locales como la listán blanco, listán negro, vijariego negro, malvasía, baboso negro o albillo criollo, tiene como peculiaridad la forma de conducción de sus cepas: el cordón trenzado.

Historia del cordón trenzado

Los antiguos iniciadores de la viticultura de la zona vieron que necesitaban buscar un sistema de conducción que les permitiera adaptarse a la orografía del terreno y aprovechar el espacio pedregoso sobre molleros desde donde sacar el máximo partido a las cepas.

Este hecho, junto a la demanda de vinos de la variedad malvasía, que requiere dejar un mayor número de yemas en la poda para poder fructificar, hizo que se creara el sistema de conducción en cordón trenzado, también llamado cordón trenzado tradicional o cordón trenzado múltiple.

Estos inquietos viticultores fueron sembrando viñas y entrelazando sus sarmientos a modo de trenza a unos 50 centímetros del suelo para hacer que recorriera el terrero y abarcara una mayor superficie.

Aprovechando los recursos existentes, el cordón trenzado se ataba con junquillo o badana para evitar que los sarmientos se abrieran y se mantenían elevados del suelo con horquetas hechas de madera de los bosques de laurisilva.

Para aprovechar los suelos fértiles, éste sistema de conducción les permitía en la época de reposo de la viña, retirar los cordones y obtener otras cosechas como papas, grano o verduras que podían conservar para el resto del año.

El cordón trenzado en la actualidad

Con el paso de los años, se han ido implementando cambios en la manera de cultivar y también en la forma de utilizar el sistema de cordón trenzado en el Valle de La Orotava.

Empezando por los materiales, hoy en día son muy pocas las fincas que siguen empleando horquetas de madera y se ha pasado a emplear el hierro, ya que es un material más resistente y no hospedador de hongos y/o insectos. Además, resulta más sencilla su obtención, y hay que destacar que hoy en día, está prohibido coger madera de la laurisilva.

Por otro lado, en la actualidad, se ha dejado de utilizar la práctica de retirar el cordón para obtener otras cosechas y se hace únicamente en ocasiones puntuales para realizar abonadas de fondo, ya que se trata de una actividad costosa y laboriosa y, por ello mismo, en la mayoría de los casos, se desaconseja.

Características del cordón trenzado

Los cordones trenzados pueden ser simples o dobles. Antaño, plantaban una cepa y, cuando ésta comenzaba a brotar, la dirigían en sentidos contrarios, utilizando una sola cepa para obtener cordones dobles. Los cordones dobles pueden ser opuestos o en v, dirigiéndolos en un mismo sentido.

Aprovechando que las islas quedaron libres del ataque de la filoxera, se utilizó y se sigue empleando el cultivo a pie franco. El cordón trenzado se forma introduciendo la vara de siembra directamente en el terreno y las varas se van trenzando según se van desarrollando los sarmientos con el desarrollo de la cepa, a unos 60 - 80 centímetros del suelo, manteniéndolo levantado con horquetas de hierro.

Los cordones se van trenzando y van cubriendo el terreno. Su longitud desde la tronquera es variable. Podemos encontrarnos cordones de metro y medio; hasta cordones de 15 metros sobre el terreno. En la mayoría de estos casos, son cepas que fueron plantadas por los abuelos de los actuales explotadores y tienen más de 100 años.

Esto no quiere decir que todos los brazos de la viña tengan ésta edad, porque la viña se va rejuveneciendo con las podas, pero sí el brazo principal, y por eso nos encontramos con esos troncos tan desarrollados.

El marco de plantación es variable. Como el sistema de conducción en cordón trenzado no es mecanizable, no se necesita dejar espacio para el giro de un trator y se suele dejar una separación entre los 80 centímetros al metro y medio.

Normalmente, los cordones se orientan en dirección Norte-Sur, con el objetivo de recibir una mayor insolación y, con ello, realizar mejor la fotosíntesis.

Singularidad

El cordón trenzado solo lo podemos encontrar en la comarca del Valle de La Orotava, donde nos encontramos características clave:

  • Temperaturas suaves, sin grandes cambios térmicos.
  • Naturaleza volcánica de los suelos.
  • Humedad permanente por la presencia de los vientos alisios.

Estas características, unidas al sistema tradicional de conducción de la vid y la idiosincrasia de sus gentes, han dado lugar a que los vinos producidos en esta zona presentan unas características diferenciadoras y únicas, que permiten que se acojan a la Denominación de Origen Valle de La Orotava.

El cordón trenzado, como hemos visto, está lleno de historia y nos ofrece la posibilidad de crear vinos de gran calidad.

Si quieres saber más sobre el cordón trenzado, no te pierdas esta guía sobre este elemento tradicional del Valle de La Orotava. ¡Comparte y da a conocer este elemento único de nuestra geografía!

 

Banner Orotava
esende